La belleza está en el interior

                                 pexels-photo 1

 

Esta célebre frase tiene infinitas interpretaciones. En mi caso, además de predicar sobre la importancia de la salud en la belleza, hablaré también sobre la importancia de lo exterior: el envase. Y de cómo éste ha eclipsado a lo que hay dentro, lo que realmente compramos. Sobre todo en el mundo de la cosmética.

 

 

 

Aunque creamos que no le damos importancia a los recipientes de las cremas y otros productos del cuidado de la piel, es una de las cosas que primero nos llama la atención: su forma, su tamaño, sus colores, su tapa, etc hacen que lo de dentro nos parezca más valioso y deseable. Y por ello, también hacen que a veces paguemos más por menos, literalmente. Muchos de estos envases están preparados para crear una ilusión óptica que nos hace pensar que hay más cantidad de producto (doble fondo, paredes gruesas, tapa alargada, etc) o el efecto contrario: que el producto es de tanta calidad que se vende en dosis muy pequeñas.

 

Por eso es tan importante leer las etiquetas y hacernos una idea de la calidad-precio en función de los ingredientes y de las cantidades especificadas. De esta forma también podremos comparar mejor entre dos productos.

 

doblefondo

 

Además de nuestro bolsillo, el tema de los envases está afectando de manera crítica a nuestro entorno y a nuestra salud. Ya son muchos los países que están prohibiendo determinados envases alimentarios debido a sus repercusiones en la salud pública ¿Te suena el Bisfenol A? Se trata de un compuesto cancerígeno presente en muchos envases plásticos y latas de conserva que ahora está siendo retirado. Pero en éstos envases hay otras sustancias peligrosas, sobretodo cuando se trata de productos alimentarios y de la salud, y aquellos que se envasan en caliente o en los que el producto pase un tiempo determinado.

 

plastico

 

Además, nuestro planeta ya no puede soportar más basura. Y los envases de plástico constituyen un porcentaje muy alto de ella. La gran mayoría no llega a reciclarse, como creemos, y acaba flotando en el océano (ya hay grandes islas flotantes de residuos plásticos) o abandonada en vertederos y riberas de ríos: tardarán cientos de años en descomponerse y hace falta mucha energía y petróleo para crearlos (Ver "5 razones para evitar su uso")

 

De esta forma, no evitamos el problema de salud pública, si no que lo multiplicamos, contaminando las aguas de las que luego beberemos y con las que regaremos nuestros cultivos.

 

Y si se queman es aún peor: las dioxinas que desprenden y respiramos son también cancerígenas y pueden provocar muchos problemas de salud.

 

Los envases de aluminio también pueden provocar problemas de salud, ya que éste es tóxico en altas dosis así como los esmaltes y protectores que se añaden para evitar su contacto con alimentos y otros productos. Es peor aún si se trata de productos con un cierto grado de acidez, como es el caso de aceites y productos derivados, ya que el aluminio es más soluble en éstos. También si lo sometemos cierta temperatura, motivos por los cuales se está retirando de los utensilios de cocina y algunos cosméticos, como los desodorantes. ¿Por qué entonces dejan que se siga utilizando en envases?  (Ver "Riesgos para la salud del aluminio")

 

aluminio

 

Al igual que los plásticos, el aluminio también es muy contaminante tanto en su elaboración como en forma de residuo.

 

Como alternativa, se está recomendando el uso de más envases de vidrio y cristal. 

 

No es casualidad que los productos de mejor calidad siempre lo hayan preservado (aceite de oliva virgen extra, conservas gourmet, alta cosmética, perfumes, etc).

 

Pero sin duda, la mejor opción siempre será reducir su consumo. No necesitar tantos envases o, al menos, reutilizar los máximos posibles. Es por eso que para mí la mejor opción para mis productos siempre es el vidrio. Quizás es más pesado o rudimentario pero puede reutilizarse para el mismo uso al someterse sin peligro a altas temperaturas para ser esterilizado. De hecho, a las personas más cercanas siempre se lo recojo. Es un sistema que antes era lo normal, en las bodegas de vino por ejemplo, y aún hoy lo es en algunos países.

 

 

¿Otras opciones para reutilizar tus envases de cremas y pomadas?

Para envasar mermeladas caseras, guardar semillas, aliñar aceites, guardar especias, diluir acuarelas o témperas, contener velas artesanas, albergar cactus decorativos...¡y reponer algún que otro tarro roto!

 

reutilizar